La actividad del lobby en España y en Europa no es nueva en cuanto que la representación de intereses frente a las instituciones públicas se ha ejercido desde que el mundo es mundo. Ahora bien, el salto a la profesionalización de la actividad es reciente, diría que no lleva más de tres décadas en el mundo anglosajón; en Europa, dos decenios y en España algo menos de un lustro.

Cuando hablo de profesionalización, me refiero principalmente a la creación de departamentos específicos en las organizaciones y a contar con personas especializadas en la actividad. En este post quisiera hablar más específicamente de las personas especializadas en la actividad y que forman los equipos de asuntos corporativos y de gobierno de las compañías.

El lobista es una de las nuevas profesiones del siglo XXI

En este sentido, la profesión de lobista es un oficio que se va asentando cada vez más, pero de características todavía desconocidas. Son muchos los que se acercan al IE Business School para preguntarnos qué habilidades y conocimientos debe tener el que ejerce esta nueva profesión.

Hay que destacar que al ser una nueva profesión, no cuenta con un currículum académico universitario concreto como lo tienen las profesiones de abogado, ingeniero, auditor, etc. Por ahora la profesión se ha nutrido de personas con perfiles y experiencia profesional muy diversos.

A diferencia de lo que sucede con las profesiones “de toda la vida”, no existe un único camino para llegar a ser lobista. No obstante, sí podemos afirmar que la profesión se ha nutrido principalmente de profesionales con formación y experiencia en los siguientes ámbitos: el derecho, la comunicación, la carrera política, e incluso el marketing.

El lobista perfecto depende de sus habilidades personales en un 70% y el 30% restante de su conocimiento y experiencia

Si bien no hay ningún estudio empírico al respecto, los headhunters de prestigio –como Norman Broadbent– destacan que el lobista perfecto depende de sus habilidades personales en un 70% y el 30% restante de su conocimiento y experiencia.

Analizando diferentes ofertas de trabajo para el puesto de Director of Government Affairs que se buscan en algunas empresas y multinacionales en Estados Unidos, vemos que hay una serie de habilidades y cualidades que se piden de forma repetida a los candidatos y que, por tanto, componen la base del perfil del lobista. Entre estas habilidades destacan las siguientes:

  • Conocimiento y sensibilidad política y estar familiarizado con las estructuras de gobierno del país.
  • Excelentes dotes comunicativas a nivel oral y escrito.
  • Excelentes dotes interpersonales para establecer contactos y tratar con las personas relacionadas con la organización, incluyendo políticos, funcionarios y representantes de organizaciones sociales.
  • Pensamiento crítico, analítico y amplio para diseñar las estrategias más adecuadas a los intereses de la organización que representa.
  • Habilidad para ejecutar proyectos de manera eficiente cumpliendo con períodos de tiempo cortos.
  • Espíritu proactivo con habilidad para trabajar de manera independiente y supervisar varios proyectos a la vez.
  • Capacidad de extraer y sintetizar información valiosa de múltiples fuentes, así como de encontrar soluciones creativas a problemas complejos.
  • Habilidad para organizarse y gran capacidad motivacional.
  • Trabajador en equipo.
  • Buena presencia para representar a la organización al más alto nivel.

Si estáis buscando equipo para vuestros departamentos, ya sabéis qué habilidades tenéis que detectar en los candidatos.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*

clear formSubmit