IMG_8234_2Gobierno y empresa son una pareja de hecho en la que ambas partes deben comunicarse y entenderse para promover un desarrollo armónico y próspero de la sociedad de la que forman parte. En este sentido, ¿Qué papel juegan los Estados en la internacionalización de sus empresas locales? ¿Cómo debe articularse esa relación? ¿Están mejor organizados los intereses públicos y privados norteamericanos que los europeos? Estas cuestiones se pusieron a debate el pasado 23 de abril en el IE Business School con la celebración de una Mesa Redonda titulada Government & Corporate Affairs in EU-US Relations”.

Pese a que la confianza de los ciudadanos en los procesos de toma de decisiones públicas es actualmente muy baja, la interacción entre la sociedad civil, el mundo privado y el ámbito público es y seguirá siendo necesaria y beneficiosa para la madurez y legitimidad de los sistemas democráticos.

Krishna R. Urs, Deputy Chief of Mission de la Embajada de Estados Unidos en Madrid destacó el apoyo que deben ejercer los Estados a sus empresas en el exterior. “Desde el Departamento de Estrado americano intentamos llegar a acuerdos con otros países para liberalizar el comercio, y todas nuestras embajadas tienen una sección económica con programas que orientan a las compañías sobre su actividad en el extranjero”, indicó el diplomático estadounidense. En sus manifestaciones, Urs también resaltó la participación que sindicatos, consumidores y empresas están teniendo en las negociaciones del TTIP y que el Gobierno americano es consciente de la necesidad de llegar a un acuerdo ético que abarque altos estándares de protección social.

La relación entre Administraciones y el sector privado es el día a día del ICEX, aseguró su Consejero Delegado, Francisco Javier Garzón. Respecto a la labor de este organismo, Garzón apuntó lo siguiente: “desde el ICEX proporcionamos a las empresas una labor de inteligencia económica, analizando las características y riesgos de los países, y hacemos también diplomacia económica, presentando a empresas españolas ante organismos multilaterales, internacionales e instituciones”.

Ángel Mesado, Head of Public Policy de Airbnb, advirtió de la importancia de una buena comunicación con las Administraciones en un mundo tan global en el que existe una disparidad de regulaciones a varios niveles, tanto supranacional como estatal, autonómico y local. “Nuestra experiencia es que cuanto más nos acercamos a las Administraciones más fácil es colaborar con ellos”, indicó Mesado. “La transparencia nos beneficia”, añadió, en referencia a la necesaria interlocución público-privada, que debe producirse siempre bajo unos estándares éticos estrictos.

Christoph Steck, Head of Public Policy de Telefónica, subrayó la importancia que tiene el entorno del “no-mercado” en las decisiones de internacionalización de una compañía. Así, Steck manifestó que “antes de invertir en un país lo primero que hacemos es analizar el non-market, esto es, la situación política, los riesgos regulatorios y los actores sociales existentes”. Esta aserción pone de manifiesto que el éxito y desarrollo de una empresa está íntimamente ligado al entorno institucional, y deja claro que la relación entre las compañías y los gobiernos debe ser abierta y fluida.

“Me gustaría que hubiera más gente en política que conociera el ámbito privado, y más gente en las empresas con conocimientos sobre el sector público. Son dos mundos muy diferentes que hablan idiomas distintos, pero es fundamental que haya relación y conocimiento mutuo”, concluyó Steck.

IMG_8212Un elemento en común que resaltaron varios participantes de la mesa sobre la forma de relación de las empresas con los Estados es la necesidad de realizar una estrategia local en todos aquellos lugares donde opere una compañía. Steck, dijo que Telefonica “apuesta por la economía y el desarrollo local” en todos los lugares donde tienen actividad. En la misma línea, Mesado afirmó que Airbnb tiene como objetivo ser un actor cercano para la gente, por lo que “nos acercamos a los vecinos, a los ciudadanos, a los comercios y participamos en foros con otros actores sociales e instituciones”. Garzón precisó que cuando una gran empresa se introduce en un país nuevo debe “convertirse en una empresa local”, demostrando un compromiso e identificación con el territorio.

Dentro del enfoque local que deben tener las compañías al implantarse en un país o región, existen diferencias entre los mercados que suponen un desafío para las multinacionales. De esta manera, en palabras de Steck, “en Europa todavía seguimos con una visión muy nacional. Es un proceso complejo consensuar posturas de todos los Estados miembros. Debe ir mejorando la coordinación”. Por su parte, Mesado declaró que el principal reto en el viejo continente es “la complejidad que conlleva la distribución de los países y la disparidad normativa y de interlocutores existente, que dificulta la actuación”. “Europa no es tan flexible como Estados Unidos”, sentenció.

En definitiva, las reflexiones de los participantes de la mesa redonda demuestran que los gobiernos y las empresas deben trabajar conjuntamente para conseguir sus objetivos, y la colaboración mutua es beneficiosa para ambos. Desde la perspectiva del corporate affairs, las culturas y marcos regulatorios diversos que envuelven la actividad de grandes compañías son un desafío que debe afrontarse –y superarse– con trabajo, formación, profesionalidad y unos principios éticos que inspiren la actuación de las compañías a nivel global.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*

clear formSubmit